julioalejandroAlejandro Hernández Montero

(Director Responsable: Carlos J. Pampliega)

Alejandro, estamos encantados de que participes con nosotros en la entrevista de este mes. Eres Voluntario en el Capítulo de Madrid, a pesar del poco tiempo que seguro tu trabajo debe dejarte, y eso tiene mucho mérito. No nos cansaremos de repetir y valorar el esfuerzo que supone vuestra contribución.

Muchas gracias, es todo un placer aportar mi pequeño granito de arena a este proyecto tan interesante como es el Capítulo de Madrid. Aprovecho para animar a todos aquellos que se estén planteando el voluntariado, que no lo duden, descubrirán lo gratificante y enriquecedor que es.

 

Cuéntanos brevemente cuál es tu aportación al Capítulo. ¿En qué área colaboras?

Colaboro en Redes Sociales, concretamente en el área de Twitter desde la cual apoyamos al resto de áreas del capítulo a difundir los eventos tan interesantes que se realizan en el Capítulo, otro de nuestros objetivos es dar visibilidad a la Dirección de Proyectos, al Capítulo de Madrid y, por supuesto, a los voluntarios, sin los cuales nada de esto sería posible.

Tienes razón, es una de las áreas que más está haciendo crecer la visibilidad del Capítulo y sus Voluntarios, no hay duda. Y también de la Dirección de Proyectos, y precisamente de esto queremos hablar este mes, porque cuando nos chivaron a qué te dedicas, teníamos claro que queríamos hablar contigo de tus experiencias.

Sabemos que participas en ese tipo de Proyectos en los que a todos nos gustaría colaborar alguna vez, de esos cuyo fin es algo tan universal, que une tanto al ser humano, independientemente de raza, religión… que no podemos perder la ocasión de que nos hables de ello. Cuéntanos ¿cuándo empezó tu relación con los Juegos Olímpicos?

Mi relación con los Juegos Olímpicos empezó en el año 2009, siendo el entregable principal un sistema de comentarista para los Juegos Olímpicos de Vancouver 2010, sistema con el cual se recoge en tiempo real todo el audio de los comentaristas (fundamentalmente periodistas deportivos) y se entrega a la mayor parte de televisiones y radios de todo el mundo, los cuales a su vez, lo emiten en sus respectivos países.

Pero ¿legaste por casualidad? ¿Tuviste la oportunidad de iniciar el Proyecto desde el inicio? Lo digo porque el reto es mayor cuando te encuentras proyectos en fases avanzadas, sobre todo en este tipo de Proyectos en los que el objetivo plazo es inamovible, sí o sí. Ahí no caben retrasos ni aún con penalizaciones asumibles, ¿verdad?

Unos meses antes de la ceremonia de apertura, el proyecto pasaba por una situación crítica, con retrasos en los entregables y con el cliente y la dirección de la empresa bastante preocupados, momento en el cual el Director de I+D me pidió soporte temporal para hacer el seguimiento de un entregable del proyecto.

A las dos semanas, tanto el Director de I+D como el Cliente, me propusieron llevar la jefatura del proyecto, algo que era todo un reto, puesto que era un proyecto ya iniciado, sin una metodología adecuada, y con una importantísima restricción, el tiempo, ya que los plazos para los eventos deportivos de primer nivel son inamovibles. Para hacerse una idea de la envergadura del proyecto, sin entrar en la parte económica, éste consistía en el diseño y fabricación de equipos de audio hardware, firmware y software de planificación, configuración, control y monitorización del mismo, ocupando prácticamente el 100% de los recursos de I+D de la empresa.

¿Cuál fue tu rol exactamente en Vancouver 2010? ¿Pudiste implementar metodología PMI o dirías que el conocimiento de ella te ayudó?

Mi rol fundamental en Vancouver 2010 fue la de coordinar los recursos (tanto expatriados en Vancouver y Whistler como los que teníamos en Madrid), así como la gestión de interesados y gestión del riesgo, un factor extremadamente importante cuando hablamos de cosas que suceden una única vez, imagina un periodista haciendo la locución de un evento deportivo que está sucediendo en ese momento y que se está transmitiendo en directo, si no somos capaces de entregarle ese contenido a la televisión para la que trabaja, se perderá para siempre.

La implementación de la metodología del PMI, concretamente el PMBOK la hice en consonancia a la situación del proyecto y las restricciones que teníamos. Fue a partir de ese momento cuando decidí que tenía que conseguir la certificación PMP, ya que me aportaría unos conocimientos y recursos únicos para los proyectos futuros.

¿Hubo alguna restricción del proyecto que se viera afectada por cumplir con el Plazo? Objetivo plazo cumplido, no hay duda: se emitieron. Pero los demás ¿Costes?, ¿Calidad de emisión? Se me ocurren.

Como nos dice el PMBOK y nuestra propia experiencia, los cambios en las restricciones afectan a las demás, si cambiamos el alcance, otras restricciones como el coste y el tiempo se van a ver afectadas en mayor o menor medida. El proyecto tenía una de las restricciones fundamentales, el tiempo, como algo absolutamente inamovible, así que, por supuesto, las otras restricciones se vieron afectadas dado que no hubo una planificación inicial adecuada. Los costes del proyecto aumentaron, el alcance se vió reducido, y la calidad de algunos de los entregables no fue la deseada. No obstante la aplicación, aunque tarde, de una metodología adecuada y un seguimiento y control férreo nos hizo no sólo evitar incidentes sino finalmente ser felicitados por el éxito del sistema implantado allí por primera vez.

Ya que tu labor fue reconocida y alcanzaste objetivos ¿Dirías que Vancouver 2010 te hizo crecer profesionalmente y darte la oportunidad de seguir colaborando en este tipo de proyectos?

Vancouver no sólo me hizo crecer profesionalmente sino también personalmente, la gestión de un proyecto es mucho más que algo técnico, tangible y mesurable, trabajamos con personas y, concretamente en proyectos internacionales, con personas de nacionalidades, idiomas y cultura totalmente diferentes, lo que lo complica a la vez que lo enriquece.

Los siguientes JJOO en los que participé fueron los de Londres 2012 donde mi rol era de mayor responsabilidad y siendo el proyecto casi el doble de tamaño tanto en alcance como en coste, ya que los JJOO de verano tienen muchos más eventos deportivos y en muchas más localizaciones. Gracias a la experiencia y a las lecciones aprendidas de Vancouver, los juegos de Londres fueron un éxito, y el proyecto se dio por cerrado habiendo cumplido la mayoría de los objetivos.

¿Hubo más JJOO para ti después de Londres?

Al finalizar los JJOO de Londres, con el proyecto ya cerrado, y en medio de la crisis económica que afectaba a España a mediados del 2012, la empresa decidió no realizar proyectos de gran envergadura, por otro lado, a mí me había “picado” el gusanillo de la dirección de proyectos y, de los Juegos Olímpicos.

En septiembre de 2012 mi situación cambió, ya no trabajaba en la empresa que proporcionaba el servicio, sino para el que había sido mi cliente durante los años anteriores, y para el que sigo trabajando actualmente, en el corazón de los JJOO. Tras Londres 2012 vino Sochi 2014 y la increíble y maravillosa ciudad Río de Janeiro 2016.

La unión de los valores Olímpicos basados en el esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo, la responsabilidad social y el respeto a los principios éticos universales junto con la aplicación del código ético del PMI hace la gestión de estos proyectos aún más trascendente y humana. Los objetivos no son únicamente técnicos y económicos, sino que tienen un propósito aún mayor, hacer la sociedad mejor.

Alejandro, nuestra curiosidad es mucha y te pediríamos adelanto de los próximos Juegos… pero no procedería ¿Verdad? Así que tendremos que parar aquí.

Nos alegramos sinceramente de tus logros y objetivos cumplidos. Esperamos no dejes de seguir aportando el valor de tu experiencia al Capítulo, y sobre todo que puedas seguir implementando metodología PMI en muchos JJOO más, en los que seguro merecerás medalla como hasta ahora, aunque no compitas. ¡Suerte y éxitos!

Muchas gracias a vosotros y al Capítulo de Madrid por llevar a cabo esta magnífica iniciativa, gracias por la entrevista y gracias por la oportunidad de ser voluntario.