PMI Madrid Spain

El director de proyectos bloqueado

Anabel Dominguez

 

Anabel Domínguez Pardo

Directora de BeiNN Project Management
Mentora del Programa de Mentoring

Actualmente hay muchos project managers en situación de desempleo, otros por el contrario se encuentran en su puesto de trabajo con años de experiencia y sin tener claro su futuro laboral debido a la incertidumbre que existe en el mercado y en las organizaciones, y otros directores de proyectos juniors que están empezando en esto del project management saben donde quieren llegar, pero no saben como hacerlo.

 Insisto mucho en mis charlas o con mis clientes en que debemos crecer y desarrollarnos profesionalmente, para tener nuevas oportunidades y para ser mejores profesionales. Si siempre probamos lo mismos, ¿cómo vamos a obtener diferentes resultados?

Aún siendo conscientes de que el cambio está en cada uno de nosotros, ¿por qué nos cuesta abandonar la zona de confort? ¿Miedo a lo desconocido? ¿Miedo al fracaso? ¿Comodidad a no realizar el esfuerzo que supone un cambio?

Me gustaría compartir con vosotros en este artículo algunas reflexiones sobre como podemos dar un paso y tomar las riendas de nuestra carrera profesional ampliando nuestra zona de confort, que utilizo en el Programa de Mentoring para encontrar trabajo y mejorar profesionalmente.

ZonaConfor beinnLa zona de confort es aquella zona en la que nos encontramos seguros, en la que controlamos todo, nada se nos escapa y que conocemos de principio a fin. Es una zona que hemos ido conquistando, donde lo tenemos todo aprendido y que también nos ha conquistado a nosotros.

No todo es bueno en la zona de confort. En la zona de confort, nos encontramos diciendo "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer" cuando tenemos a un jefe que no nos gusta o compañeros con los que no trabajamos como deberíamos. Tampoco debemos olvidar que es una zona aburrida, sin cosas interesantes, muy asociada a la rutina y a la monotonía. Esto es lo que nos hace estar seguros y ahorrarnos muchas preocupaciones.

Para todo aquello que no nos gusta de la zona de confort tenemos el conformismo, con el que intentamos convencernos de que como en casa no se está en ningún sitio, pero... ¿y si hay sitios muchísimo mejores y te los estás perdiendo?

La zona de confort y el miedo a salir de ella va muy relacionada con lo arraigada que tengamos la necesidad de seguridad. Para muchos profesionales esta necesidad de seguridad es mucho mayor que la necesidad de crecimiento y de buscar nuevas oportunidades, por lo que se produce esa situación de bloqueo que nos lleva al inmovilismo, a ser project managers bloqueados, a pesar de que la situación que estemos viviendo no nos guste o nos genere incertidumbre.

Caso del director de proyectos bloqueado

Recientemente he trabajado en mentoring con un project manager que está desmotivado en su trabajo, no considera que tenga retos profesionales que asumir por su trayectoria y los años de experiencia. Además en su organización se están viviendo bastantes situaciones de incertidumbre que le hacen dudar de su continuidad una vez finalizado el proyecto en el que está trabajando. Sabe que es el momento de encontrar un nuevo puesto de trabajo. Pero a pesar de saber que, lógicamente, tiene que seguir adelante, dijo que no iba a hacerlo hasta que no tuviera más remedio, hasta que se viera fuera de su organización. Valoró la seguridad de los años que llevaba en esta organización y la esperanza de que todo fuese a mejor. No se sentía cómodo con el miedo de comenzar a buscar trabajo y no encontrarlo, o de enfrentarse al riesgo de encontrar una posición inferior a la que tenía actualmente. Fue solo cuando tuvimos una conversación en el programa de mentoring cuando se dio cuenta de lo que le estaba suponiendo aferrarse a la seguridad que pensaba que tenía, para tomar decisiones y avanzar.

Si queremos desarrollarnos profesionalmente, avanzar y lograr lo que nos hayamos propuestos, debemos abandonar la zona de confort y asumir riesgos y vivir en cierta incertidumbre por mucho miedo que esto nos suponga. Lo bueno de esto, es que podemos salir de la zona de confort dando pequeños pasos. Nos vamos a sentir incómodos en muchos casos, con miedo y sensación de vértigo, pero esto es lo que te va a demostrar que estás en el buen camino y que te estás desarrollando.
Una de las técnicas más poderosas para esta mejora es empujarse fuera de la zona de confort, haciendo algo que sea incómodo, difícil o embarazoso, pero que nos acerque a algún objetivo, deseo, o mejore alguna de nuestras habilidades o conocimientos.

Te invito a reflexionar sobre ¿Cuáles son las cosas que sabes que si eres capaz de hacerlas, tu vida va a cambiar y marcaría una gran diferencia tanto personal como profesionalmente? Puede ser hablar en público en una conferencia, enfrentarte a un conflicto, asumir nuevas funciones técnicas en las que tienes que formarte previamente... Piensa en un elemento en particular para trabajarlo, el que creas que va a marcar esa mayor diferencia y escríbelo. Los project managers a los que he ayudado saben la importancia de escribir estas ideas para que se vayan materializando y nos lleven al objetivo.

Y es que todos los días tenemos oportunidades de hacer algo que está fuera de nuestra zona de confort pero dejamos que nuestros miedos o necesidad de seguridad nos venzan. Aquí te dejo los siguientes pasos para que salgas de tu zona de confort y mejores.

  • Cierra los ojos e imagina que ya has conquistado lo que estaba fuera de tu zona de confort. A ti mismo alcanzando el objetivo.
  • Ese 'yo mejorado' salió de su zona de confort y dió ese paso o realizó esa acción que te permitiría avanzar hacia uno de tus objetivos o metas profesionales como project manager.
  • Imagina la sensación de haberlo conseguido. Lo que vas a hacer, sentir, ver cuando lo hayas alcanzado y lo que te supone todo ello de positivo a pesar de sentirte incómodo.

Así que mi invitación es, ante todo, a reflexionar sobre lo mucho que permites que tu necesidad de seguridad y estabilidad te dominen para el control de tus opciones y a la hora de tomar decisiones. En segundo lugar te animo a ampliar su zona de confort paso a paso, marcar tus objetivos profesionales y realizar las acciones progresivamente que te lleven a alcanzarlos.